PUEBLOS EN LUCHA Y RESISTENCIA

PUEBLOS EN LUCHA Y RESISTENCIA CONTRA EL SIONAZISMO E IMPERIALISMO . He incluido imagenes de los más significativos ahora mismo por la Realidad que les toca vivir: Palestina, Dombass en Ucranía, Sahara, Ayotzinapa (México), Colombia (Alto el Fuego roto por el Presidente Santos...que sólo quiere la paz de los cementerios como otros que ya conocemos demasiado bien), Andalucía y en particular el SAT en su Lucha por los Derechos de los Trabajadores Andaluces y de todo el Pueblo Andaluz siendo el Sindicato más represaliado de toda Europa, Pueblo Vasco y en particular ASKAPENA por los recientes intentos de ilegalización por su Internacionalismo y Solidaridad con los Pueblos Oprimidos... Pero no me olvido de los Pueblos Emergentes (creo se dice así) como Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, ...en su Lucha contra la Ingerencia extranjera SioNazi-Imperialista así como el fascismo de Derechas que opera desde dentro y también el Régimen Español Fascista que por cierto tanto tendría que aprender de todos los Pueblos y sus gobernantes a los que pretende dar lecciones de DDHH y Justicia algo que no conocen ellos ni por asomo (Régimen Español Fascista). Y tampoco me olvido de otros Pueblos en Lucha y Resistencia como el Peruano, Chileno, Brasileño, Sirio, Libanés, Iraní...

martes, 3 de diciembre de 2013

NO A LA PRIVATIZACION DEL AGUA, NO A LAS GUERRAS POR EL CONTROL DEL AGUA...

EL ACCESO AL AGUA ES UN  DERECHO  HUMANO UNIVERSAL, ...NO A  LA PRIVATIZACION,  NI A LAS GUERRAS POR EL CONTROL DEL  AGUA...  

Buscándole soluciones a la gestión del agua

www.ecojoven.com

El agua, una molécula simple de características extraordinarias, es mucho más que un recurso renovable; es, ni más ni menos, la base de la vida en el planeta Tierra. El agua no sólo es indispensable para vivir: es la vida. Así pues, parece razonable preocuparse por el estado actual y futuro del agua en el planeta. La palabra clave, que refleja la situación actual del agua y sus perspectivas futuras a nivel global, es la escasez.
Esta escasez es consecuencia de que el crecimiento de la economía mundial se haya multiplicado por siete en los últimos cincuenta años del siglo XX, condicionando de forma decisiva la vida de muchas personas en el siglo XXI. La aparición simultánea de un déficit de agua que aumenta con rapidez en tantos países exige un enfoque totalmente nuevo de la política hidrológica, un enfoque que no se centre en el incremento del suministro sino en la gestión de la demanda. La gestión de la escasez del agua va a afectar lo que se come, cómo se eliminan los residuos e incluso el lugar que se habita.
La explosión demográfica de las últimas décadas y las perspectivas de crecimiento de la población a corto plazo han creado una presión sobre los recursos hídricos sin precedentes en la historia de la humanidad. Tradicionalmente, se han considerado los sectores urbano, industrial y agrícola como los principales usuarios del agua. Sin embargo, en los últimos tiempos, ha emergido con fuerza otro sector que demanda parte de los recursos; se trata del sector ambiental, que ha dejado de ser residual para pasar a tener una alta prioridad. Dicha prioridad está justificada, pues la demanda ambiental no debe entenderse sólo con el objeto de preservar el entorno ya que, incluso desde un punto de vista utilitario, el ambiente juega un papel esencial en la renovación y depuración de los recursos hídricos. Para cumplir este papel, el ambiente requiere parte del recurso como cualquier otro sector. Baste señalar la magnitud de los que son problemas prioritarios en la actualidad:
  1. En el planeta, hay más de 1.000 millones de personas que no disponen de instalaciones para abastecerse de agua y 2.400 millones se ven privadas de acceso a sistemas de saneamiento.
  2. El 70% del agua utilizada por la humanidad se destina a la agricultura, sobre todo al regadío.
  3. Cada día mueren en el mundo 6.000 personas, en su mayoría niños menores de cinco años, a consecuencia de enfermedades diarreicas causadas por los problemas del agua.
  4. Desde 1900 ha desaparecido el 50% de los humedales del mundo.
  5. Entre 1990 y el 2001 la Tierra padeció el azote de 2.200 desastres naturales relacionados con el agua.
Hacia el año 2025, existirán 2.500 millones de personas más que hoy en día a los que habrá que abastecer y alimentar. Si continúa la tendencia a una creciente desigualdad entre países industrializados y países en desarrollo, entre ricos y pobres, como sucede entre países y dentro de cada país, se agravarán las tensiones en lo referente a la distribución de los recursos hídricos.
En La Tierra, hay más de 1.000 millones de personas que no disponen de instalaciones para abastecerse de agua y 2.400 millones se ven privadas de acceso a sistemas de saneamiento.

El agua en Latinoamérica

América Latina muestra uno de los mayores índices mundiales de consumo de agua por habitante, tanto por el uso agrícola, uso doméstico, como por el empleo de los ríos para la generación de energía y  explotación de otros recursos naturales.
En América Latina, un solo tramo de un río, sin hablar de su cuenca, puede ser fácilmente intervenido, por más de 150 actores diferentes: municipios, ministerios, secretarias regionales, superintendencias, empresas públicas y usuarios, sin que ellos se comuniquen entre sí o coordinen sus acciones.

Nuevas soluciones

La creciente crisis mundial del agua amenaza la seguridad, la estabilidad y la sustentabilidad del ambiente. Esto se debe a que los problemas de este elemento esencial se relacionan con la ineficiencia, especialmente por las decisiones en materia política y tecnología. En los procesos de desarrollo de los sistemas de abastecimiento de agua, se consideró durante muchos años que la tecnología era la solución principal a los problemas, y por consiguiente era necesario transferirla de manera masiva, de los países industrializados hacia los países en desarrollo. Estas tecnologías implantadas, sin tener en cuenta las condiciones locales, fracasaron y tuvieron consecuencias funestas para la población y el ambiente. No funcionaron porque, olvidaron que el fin último de la tecnología era que la gente la usara, que funcionara a través del tiempo y que el uso dado por las comunidades, estaba determinado por su contexto sociocultural, económico y ambiental.
En los últimos años se ha visto reforzada la convicción de que la gestión de los recursos hídricos ha de llevarse a cabo de forma integrada,  la evaluación de los recursos es fundamental para la toma de decisiones racionales y deben apoyarse sin reservas las capacidades nacionales para llevar a cabo las evaluaciones necesarias. Las decisiones administrativas que pretenden aliviar la pobreza, propiciar el desarrollo económico, garantizar la seguridad alimentaria y la salud de la población, así como preservar los ecosistemas vitales, deben basarse en una mayor comprensión de todos los sistemas implicados. Frente a esta situación, se ha venido trabajando en modelos de gestión del agua y saneamiento básico, teniendo en cuenta la participación de la comunidad. Este es el modelo que debe implementarse ya que se ha comprobado que la participación de la comunidad en los proyectos de desarrollo da buenos resultados, cuando la población afectada se involucra en los proyectos y se le permite contribuir con sus conocimientos a la configuración de estos, tornando el trabajo más eficaz y productivo. Al mismo tiempo, se aumenta la capacidad de los individuos para organizarse a fin de hallar soluciones a los problemas que los aquejan. Generar capacidad de gestión en las comunidades implica asumir proyectos relacionados con las problemática del agua, desde ópticas más amplias.
Hay que recuperar el valor primitivo del agua, su valor social y personal. El agua sigue siendo un tesoro. Un tesoro dinámico que se acrecienta con una filosofía del uso en la que participa toda la sociedad. Una filosofía del uso que se fundamenta en dos pilares: el ahorro y la progresiva disminución de la contaminación. En fin, una sociedad que se implica también gestionando adecuadamente el recurso para repartirlo con parámetros de solidaridad.
Es necesario un debate social que estimule una nueva gestión de grupo basada en una información veraz, en un diálogo continuado; que despoje al agua de unas presiones demasiado mercantilistas que impidan comprender su relevancia social. Una gestión que contemple  el multiuso, uso selectivo del agua, antes que su utilización indiscriminada. Una gestión que sepa que reducir el desperdicio del presente es una de las más valiosas opciones de futuro.
Sin lugar a dudas, la crisis por la que atraviesa el Planeta nos compromete a desarrollar políticas sustentables, donde el ingenio siempre abusa de la capacidad para orquestar la estrategia que nos permita adelantarnos a las consecuencias nefastas, o simplemente a sobrellevar la problemática ambiental.

Enlaces de interés:

Gestión sostenible del agua y de los residuos en zonas urbanas:
FAO, Gestión del agua: hacia el 2030:
Cristian Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social

El agua: Un derecho humano .Prerrequisito para la paz
Los derechos humanos protegen a todas las personas contra los abusos políticos, legales y sociales. Tenemos derechos basados en la dignidad humana natural, sin importar el origen étnico, la nacionalidad o el sexo.
Según la Declaración Universal de Derechos Humanos, "la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana".

 20 litros al día…El mínimo necesario
"El acceso al agua salubre es una necesidad humana fundamental y, por lo tanto, un derecho fundamental. El agua contaminada pone en peligro la salud física y social de todas las personas. Ofende la dignidad humana".
Kofi Annan, Secretario General de las NN. UU.

Durante el Día Mundial del Agua de 2001, el Secretario General de las Naciones Unidas desafió al mundo para que resolviera la crisis del agua y el PNUD respondió: los gobiernos del mundo deben hacer que tener 20 litros de agua fresca y limpia todos los días sea un derecho universal, porque 20 litros son lo mínimo que necesita una persona para vivir. Nuestra falta de progreso queda clara. En varios países, hay muchísimas personas que siguen teniendo acceso a menos de 20 litros o beben agua sucia contaminada con heces, pesticidas u otros venenos. Además, donde existen fuentes de agua sana, éstas sólo están disponibles para los que pueden pagar. Llenar un recipiente de agua puede costar entre 0,25 a 1,25 dólares, así que los 660 millones de personas que viven con solamente 2 dólares por día, simplemente no pueden comprar agua.

. La hora de hacer del agua un derecho humano es desde ya,  con el compromiso total de todos. Si se respetaran los derechos de cada uno al agua y a servicios de saneamiento, la salud y el desarrollo trascenderían por todo el mundo.
 
Me niegan mi derecho al  agua sana
En mi hogar en Mushin, un suburbio de Lagos, Nigeria, rara vez hay agua en los grifos. Mi familia y yo tenemos que comprar agua. Todos los días gastamos alrededor de 150 naira (1 dólar americano) para llenar un recipiente de 80 litros. La gente que vive en los barrios pobres no tiene tanta suerte. En vez de estar en la escuela, los niños muy pobres pasan horas a diario en ir a buscar agua para sus familias. He visto a niños que se llevan agua de cañerías o desagües con fugas.

El gobierno local solamente guarda las apariencias frente a esta situación degradante; construyen pozos de sondeo -agujeros profundos y angostos en el suelo donde a veces podemos encontrar agua-, pero después de dos o tres semanas ya no sirven. A mí me hospitalizaron dos veces porque bebí agua de uno de estos agujeros. Necesito agua para vivir, pero sólo consigo agua contaminada. Tengo el derecho a agua limpia y me lo niegan. ¿Por qué?

Como jóvenes, nosotros debemos crear conciencia acerca de la importancia del agua salubre y los servicios de saneamiento. Debemos cambiar de mentalidad, nuestra forma de ser y nuestras costumbres para ser previsores. Debemos trabajar juntos para lograr que el agua se reconozca como un derecho humano y que aumente la financiación para tener agua limpia y sana, no solamente para nosotros, sino para las próximas generaciones.
Francis Anyaegbu, Nigeria  Samadhee Malalasekera
 
Latas de plata
Cada mañana al bostezar ella sufre por el deseo de un enjuague  con galletas de fluoruro. Con mucha cautela vierte el balde de plástico agrietado como una lata llena de plata. O  se hace a un lado.  En silencio  rodeada de quehaceres que necesitan una abundancia de agua.  Los costos dejan platos sin lavar, y piel. ¿Puedes solamente mirar y nadar en un mundo de plata?

Charles Sendegeya, Uganda

Los gobiernos deben  garantizar que cada  persona tenga acceso a por lo menos 20  litros de agua limpia  cada día.  Debemos reconocer  que el agua y el  saneamiento son  derechos humanos fundamentales. El agua y el saneamiento no son  solamente esenciales para la vida humana,  son los elementos  básicos para el desarrollo.
.Los derechos humanos: compromisos obligatorios que reflejan valores universales.

El derecho humano al agua y la interdependencia con otros derechos humanos

Antes de entrar de lleno a los casos de conflicto que presentamos, es importante establecer de manera explícita el referente mínimo al derecho humano al agua, bajo los principios sobre los cuales está planteado desde los derechos humanos y sobre los cuales basamos nuestra observación de los conflictos. Justamente, la búsqueda por aplicar este marco normativo, y no el del derecho mercantil de las empresas, es, el motor de lucha de las personas y los colectivos sociales movilizados en torno a la exigencia del agua como bien público, como derecho fundamental, aún desconociendo que ha sido reconocido como derecho humano fundamental.
Desde la perspectiva del derecho internacional de los derechos humanos, la prestación de servicios básicos:  salud, educación y abastecimiento de agua, es una responsabilidad de los Estados,  porque son un medio para promover la realización de los derechos humanos. Particularmente, la Observación General No. 15 del Comité DESC de la ONU establece en su párrafo primero que “El agua es un recurso natural limitado y un bien público fundamental para la vida y la salud”.
Por otro lado, el carácter interdependiente que poseen los derechos humanos queda plasmado en su párrafo primero, al establecer que “El derecho humano al agua es indispensable para vivir dignamente y es condición previa para la realización de otros derechos humanos”. Mirar la realidad y la complejidad de las afectaciones al derecho humano al agua en los conflictos, es reconocer sin lugar a dudas, que en una misma situación se están violentando no sólo el derecho al agua, sino otros derechos fundamentales. La gravedad de la situación es que estos u otros conflictos similares, se están repitiendo y multiplicando. Tenemos la intención de visibilizar los derechos implicados, mostrando además las tensiones sociales y problemas que derivan de esta interdependencia.
Derecho Humano al agua como “el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico. Un abastecimiento adecuado de agua salubre (salud) es necesario para evitar la muerte por deshidratación (vida), para reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con el agua y para satisfacer las necesidades de consumo y cocina (alimentación) y las necesidades de higiene personal y doméstica”
El derecho al agua se encuadra claramente en la categoría de las “garantías indispensables para asegurar un nivel de vida adecuado, en particular porque es una de las condiciones fundamentales para la supervivencia”. El derecho al agua también está  asociado al derecho al más alto nivel posible de salud  y l derecho a una vivienda y una alimentación adecuadas Este derecho también debe considerarse conjuntamente con otros derechos consagrados en la Carta Internacional de Derechos Humanos, entre los que ocupa un lugar primordial el derecho a la vida y a la dignidad humana.
Características del derecho humano al agua, necesaria para diversas finalidades:
Usos personales y domésticos, en particular la obligación básica de garantizar el acceso a la cantidad esencial mínima de agua, que sea suficiente y apta para el uso personal y doméstico y prevenir las enfermedades;
Ejercicio de otros derechos, tales como
    • alimentación adecuada (el agua es necesaria para producir alimentos):
Garantizar un acceso sostenible a los recursos hídricos con fines agrícolas
Hacer lo posible para asegurar que los agricultores desfavorecidos y marginados, en particular las mujeres, tengan un acceso equitativo al agua y a los sistemas de gestión del agua, incluidas las técnicas sostenibles de recogida del agua de lluvia y de irrigación;
No privar a un pueblo "de sus propios medios de subsistencia", y garantizar un acceso suficiente al agua para la agricultura de subsistencia y para asegurar la subsistencia de los Pueblos
    • Salud (asegurar la higiene ambiental); que implica que los Estados adopten medidas no discriminatorias, para evitar los riesgos para la salud que representa el agua insalubre y contaminada por sustancias tóxicas.
Supervisar y combatir las situaciones en que los ecosistemas acuáticos sirvan de hábitat para los vectores de enfermedades que puedan plantear un riesgo para el hábitat humano. En materia de obligaciones básicas inmediatas, está el garantizar el acceso físico a las instalaciones o servicios de agua que proporcionen un suministro suficiente y regular de agua salubre; Adoptar medidas para prevenir, tratar y controlar las enfermedades asociadas al agua, velando por el acceso a unos servicios de saneamiento adecuados.
    • El derecho a ganarse la vida mediante un trabajo (agua es fundamental para procurarse un medio de subsistencia).
    • Derecho a la no discriminación. Obligación aplicable a todos los derechos humanos, prohíbe la discriminación por cualquier motivo al suministro de agua y a los servicios de abastecimiento; y el ejercicio del derecho al agua en condiciones de igualdad, con acciones afirmativas a favor de la población que se encuentra en condiciones de mayor vulnerabilidad: mujeres, niños, grupos minoritarios, los pueblos indígenas, los refugiados, los solicitantes de asilo, los desplazados internos, los trabajadores migrantes, los presos y los detenidos. En lo relativo a las obligaciones mínimas, la ONU asienta que el Estado debe Asegurar el derecho de acceso al agua y las instalaciones y servicios de agua sobre una base no discriminatoria, en especial en lo que respecta a los grupos vulnerables o marginados”;
Derecho a la participación cuando señala que No se excluya a las mujeres de los procesos de adopción de decisiones sobre los recursos y los derechos en materia de agua”.
En materia de obligaciones básicas señala:
 Adoptar y aplicar una estrategia y un plan de acción nacionales sobre el agua para toda la población,  elaborados y periódicamente revisados en base a un proceso participativo y transparente; deberán prever métodos: establecimiento de indicadores y niveles de referencia que permitan seguir de cerca los progresos realizados, el proceso mediante el cual se conciban la estrategia y el plan de acción, así como el contenido de ambos, deberán prestar especial atención a todos los grupos vulnerables o marginados;
Vigilar el grado de realización, o no realización, del derecho al agua.
Derechos de los niños y niñas: “No se impida a los niños ejercer sus derechos humanos por falta de agua potable en las instituciones de enseñanza (educación) y los hogares o a causa de la carga que supone la obtención de agua. Es preciso abordar con carácter urgente la cuestión del suministro de agua potable a las instituciones de enseñanza que actualmente carecen de ella”
Derecho a la integridad personal y comunitaria; cuando establece como parte de las obligaciones básicas el que los Estados velen por que no se vea amenazada la seguridad personal cuando las personas tengan que acudir a obtener el agua;
Recomienda a los Estados adoptar medidas que aseguren condiciones mínimas de acceso a este derecho a poblaciones que vivan en zonas rurales y urbanas desfavorecidas, el acceso a fuentes tradicionales de agua en las zonas rurales; personas sin hogar.
 Reconoce los derechos de los Pueblos, al establecer que el acceso a los recursos de agua en sus tierras ancestrales debe ser protegido de toda transgresión y contaminación ilícitas, y facilitar recursos para que  planifiquen, ejerzan y controlen su acceso al agua

El agua, los conflictos, y los derechos humanos

La adecuación del andamiaje jurídico que privilegia el acceso al agua mediante distintas modalidades a agentes privados, son medidas ilegítimas para la sociedad, porque aún cuando no las conocieran, su vida cotidiana se ve impactada brutalmente por ellas, justamente porque en el centro de ellas, quedan excluidos los derechos de la población, lo que eleva notablemente el costo social. Por si fuera poco, la cultura y práctica de la impunidad en la complicidad entre agentes estatales con poder político y los grupos de poder económico, saltándose los derechos humanos por supuesto, contribuyen a agravar esta situación de descontento social y frustración al ver que no son satisfechas sus necesidades fundamentales de sobrevivencia, que les impide acceder además a un nivel elemental de vida digna.
La lucha por el control del recurso hídrico es ya causa de conflictos sociales a diferentes escalas y de distinta intensidad. La disputa por el escaso recurso hídrico se da entre grupos o sectores de la población que directamente luchan por el control del agua, por ejemplo, ciudadanos contra autoridades, pueblos indios contra empresas, etc. El Estado puede tener una intervención de acción u omisión, pero siempre conserva su obligación de observar la vigencia de los derechos humanos,  según el derecho internacional. Intervienen también, de hecho, organismos internacionales y agencias especializadas, como el Banco Mundial, la OMC o la ONU, estas más bien omitiendo la obligación de cumplir los Derechos Humanos cuando están siendo más bien leales a sus propios intereses políticos y económicos.

Casos de conflictos por violación al derecho humano al agua

La detección de los casos que a continuación presentamos, fue realizada por el Programa de Monitoreo y Análisis del Centro Prodh, donde detectamos los casos de conflicto a través de protestas, denuncias públicas, manifestaciones y hasta enfrentamientos, en donde existiera como elemento del contexto, el agua.
La información que dio origen a este informe fue retomada de 17 fuentes (11 nacionales y 6 locales); acciones urgentes, boletines y diversos comunicados de organizaciones civiles, y documentada con diferentes fuentes bibliográficas. Lo que hemos encontrado ha sido analizado a partir del derecho internacional de los derechos humanos, buscando evidenciar la afectación no sólo al derecho humano al agua, sino a los derechos humanos involucrados en cada caso.
Ubicamos por supuesto a los agentes involucrados, a las autoridades responsables, a los sectores poblacionales afectados, entre otros campos de observación. Los resultados confirman nuestra denuncia sobre la manera en que la intervención de los intereses mercantiles y económicos en la regulación de la vida cotidiana de la población están afectando duramente sus derechos humanos, expresada a través de las acciones de las empresas y sector privado, y/o con aquiescencia, omisión y hasta acción por parte de autoridades estatales y agentes.
...................................
Documental que explica con detalle el ansia privatizadora del BM, FMI y varias de las transnacionales más poderosas, de un bien como el agua, el recurso más valioso de la tierra. Se puede ver con toda su crudeza, como desde hace años varias organizaciones intentan y consiguen en muchos casos, hacerse con el control del agua.
Los grandes poderes a nivel mundial y europeo (FMI, BM, OMC, OCDE, BCE, grandes multinacionales y bancas privadas…) con ayuda de los gobiernos neoliberales de la gran mayoría de países occidentales, supuestamente representantes legítimos de la población, no cejan en el empeño de privatizarlo todo.
El ansia acaparadora y privatizadora llega a tales extremos que hasta el agua es considerado un bien privado, un elemento con el que se puede comercializar, hacer negocio y beneficios e impedir su libre acceso. Para el Banco Mundial (organismo de las Naciones Unidas que teóricamente trata de disminuir la pobreza en el mundo, o al menos eso dicen ellos), el agua es un recurso susceptible de ser privatizado.
Y en ello están desde hace años varias de las grandes transnacionales, asentadas  en países en vías de desarrollo y en países subdesarrollados del Tercer Mundo, para instalar sus monopolios privatizadores, apoderándose del agua y luego la comercializan a la población que en su gran mayoría no puede comprar agua embotellada por que viven en una situación de pobreza crónica (pobreza promovida y sustentada por todos los agentes a los que hemos hecho referencia anteriormente). Al tiempo al Primer Mundo nos venden Agua embotellada envenenada de diversas formas,  haciéndola pasar por agua potable y cobrándola en ocasiones a precio de oro, por parte de las empresas encargadas del control del consumo de agua doméstica.
Algunos expertos internacionales ya avisan que en no muchos años las guerras a escala internacional se producirán por disponer del control del agua y no del petróleo como hoy en día (seguramente porque para entonces el petróleo ya se habrá terminado). Como podemos ver en el documental, Coca Cola, Nestlé y Suez S.A. entre otras, ya han posado sus garras depredadoras en el bien más preciado sin el cual la vida no existiría.
Llevan varios años privatizando el agua en países del Tercer Mundo para conseguir astronómicos beneficios aunque ello conlleve sentenciar a muerte a miles y miles de personas. En ocasiones, empresas propiamente sionistas como es Mekorot la filial en América Latina y Edén Springs Ltd (Mayanot Edén) en los países de Europa, explotan ilegalmente vulnerando todos los Derechos Humanos y las Leyes Internacionales, los Acuíferos Palestinos del Golán Sirio, para lucro de Israel, financiación de la Ocupación Ilegal en  Palestina y por tanto la Limpieza Étnica especialmente en Gaza , impidiendo además a los propios Palestinos acceder de manera legitima y gratuita a sus propios Manantiales y todo ello como siempre con el consentimiento de la mal llamada comunidad internacional encabezada por la ONU, y el Apoyo directo de los aliados de Israel como EEUU , la UE y particularmente España, es más algunos organismos, Partidos y Organizaciones Políticas ó Sindicatos siendo plenamente consciente de las Vulneraciones de DDHH que ello implica consumen y venden el agua de esa empresa sionista, financiando la Limpieza Étnica en Palestina.  Pero de este tema de los Acuíferos Palestinos hablaré posteriormente en otra Entrada.
Fuentes de Información

Es extremadamente necesario que los votantes, los ciudadanos, los conscientemente preparados se unan y elaboren una estrategia de oposición (o de guerra) contra la voracidad de los poderes privatizadores, enemigos de la sociedad.   

Recientemente las ansías privatizadoras de las Transnacionales del Agua, como es el caso de Bezoya (Danone) , Leche Pascual,  y otras dos más, quieren privatizar el agua del Valle del Corneja en Ávila, con lo que supone también de expolio de los recursos Acuíferos a los Pueblos de esa Zona Abulense y del negativo impacto medioambiental que ello supondrá en  una Zona tan Rica en todos los sentidos. 

NO A LA PRIVATIZACION DE AGUA NI  EN AVILA NI EN ESPAÑA, NI  A COSTA DE LOS  PALESTINOS , NI EN EL MUNDO ENTERO, TRANSNACIONALES FUERA,  ORGANISMOS IMPERIALISTAS  Y SIONISTAS COMO EL BM, OMC, OMS, … FUERA, FUCK….!!! . NO LAS QUEREMOS…!!!

Protestas por el agua del río Corneja


Agua de Villafranca



¡¡¡ESTOY TOTALMENTE EN CONTRA DE LA PRIVATIZACION DEL AGUA,  DE VILLAFRANCA Y DE PALESTINA,  Y DE CUALQUIER PAIS DEL MUNDO,  EL AGUA ES UN DERECHO HUMANO,  ES DE TODOS,  Y NO PARA QUE  SE LUCREN UNOS CUANTOS  CRIMINALES Y TERRORISTAS  DE ORGANISMOS INTERNACIONALES DE ENTIDADES FINANCIERAS  O DE TRANSNACIONALES!!!. ¡¡¡STOP PRIVATIZACION  DEL AGUA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Son Bienvenidos todos los comentarios, realizados dentro del respeto a la Justicia y DDHH, y que no impliquen palabras ofensivas contra Personas y Colectivos ó Pueblos por razón de su raza, etnia, cultura, género, etc. Espero no se hayan encontrado con problemas a la hora de dejar su comentario porque no existe ni moderación de los mismos al menos hasta ahora, ni palabra clave, ...La única traba que se pueden encontrar y no es achacable al titular del Blog sino a los mismos Sres de Blogger que se toman de vez en cuando atribuciones que no les corresponden como decidir si dejan ó no publicar un comentario únicamente porque a ellos les agrade o desagrade lo cual es CENSURA pura y dura, pero como en Blogger igual que en otras redes o servidores de Internet siempre se cuelan los indeseables SioNazis e Imperialistas ...en fin, que si es así no dejen de cualquier forma de intentar dejar su comentario ó escribirme a mariajesusgrc1@gmail.com y yo intentaré arreglar las diferencias con los impresentables de Blogger, ya que sólo a mí como titular del Blog me corresponde el Derecho de Decidir si un comentario es adecuado o inadecuado. Gracias.